LA NATURALEZA DEL SILENCIO,   Nueve meses entre cien habitantes

Biblioteca

Suso Mourelo

Editorial: LA LINEA DEL HORIZONTE Ediciones.    Año: 2019

Lejos de las ciudades hay ochenta mil pueblos en España con menos de cien habitantes. Sus pobladores envejecen y las persianas de muchas casas solo se levantan en verano. A veces, como gotas de futuro, algunos jóvenes se asientan en esos lugares y les cambian el rostro y el alma. Suso Mourelo trazó un círculo en el mapa y vivió nueve meses en cuatro de esos pueblos: Aragüés del Puerto en el Pirineo oscense, El Centenillo en Sierra Morena, Higuera de Albalat en Cáceres y Audanzas del Valle en el Páramo Leonés.

Cuatro paisajes bien distintos, cuatro existencias pretéritas que antes rebosaban de vida y hoy sobreviven en esa geografía desangrada que es la España silente.

Por ellos, por sus caminos, bosques y montañas, anduvo en calma el autor para ver, palpar y oír la voz intensa del silencio. Este libro es una mirada personal y literaria a un mundo quizás en extinción. Fiel al estilo poético y evocador que lo ha hecho reconocible, Suso Mourelo nos propone un encuentro con quienes viven en pueblos casi vacios y nos invita a la celebración de esa naturaleza, exigente y callada, que los cobija. 

“Así hago ahora. Las botas se hunden. Mis huellas son las únicas muescas de existencia humana. El mismo perro de todas las noches, encerrado en el complejo que una vez fue hotel, lanza su impotencia. Al contrario que las casas, cuyo vacío se camufla en el sueño, este edificio expele inquietud y abre una oquedad al ánimo. Hasta su mutismo suena con interferencias”. 

“-En alguno nos pidieron un proyecto oficial, en otro un aval bancario…y yo veía las casas vacías que se caían y la escuela abandonada. –Comenzaron a comprar cabras para hacer queso. Hasta ahora todo ha sido preparación” 

“Cada lugar tiene unas referencias internas. Donde se hace la compra, donde se juega a las cartas, un bar, la iglesia, la escuela si aún queda. No son las mismas para todos los habitantes, pero a medida que un pueblo empequeñece, los espacios se reducen y se vuelven más universales”